Las parejas divorciadas deben pagar la hipoteca a medias

El Tribunal Supremo ha establecido recientemente que el pago de las cuotas de la hipoteca contratada por ambos cónyuges para adquirir la vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y no una carga del matrimonio, por lo que en caso de divorcio deberán ser abonadas por mitad entre éstos y no en función del sueldo.

Así lo indica la Sala de lo Civil del Alto Tribunal en una sentencia, en la que acuerda fijar doctrina al existir al respecto jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales. Como consecuencia directa, la situación en que los términos económicos del divorcio establecían la obligación de uno de los cónyuges de sufragar incluso el 100% de la hipoteca está condenada a desaparecer.

No obstante, para paliar la desigualdad económica entre los cónyuges, se prevé que las pensiones de alimentos o compensatorias, en cambio, serán más elevadas.

Obviamente, esta nueva doctrina jurisprudencial no tiene efectos retroactivos, por lo cual, en el Bufete Jurídico Cocero y de Corvera venimos asesorando a nuestros clientes en el sentido de presentar una demanda de modificación de medidas para la revisión de su caso sólo si se puede acreditar una variación sustancial de las circunstancias económicas de alguno de los cónyuges.

Conciliación laboral para padres: concreción horaria sin reducción de jornada

El Tribunal Constitucional ha dado amparo a un padre al que se había negado reiteradamente la posibilidad de trabajar en turno de noche para hacerse cargo de sus dos hijos menores. La sentencia (STC 26/2011, de 14 de marzo) refuerza el deber de protección de la familia y de los hijos sobre la organización del trabajo, siempre que no cree insalvables y significativas dificultades a la empresa, lo que ésta deberá acreditar debidamente para justificar la negación del derecho.

Hasta el día de hoy, las empresas tenían la posibilidad de denegar la concreción horaria cuando su solicitud no venía acompañada de una reducción de jornada. Dicha denegación estaba respaldada por la doctrina unificada del Tribunal Supremo, la cual ha sido ahora desautorizada por el Magno Tribunal considerando que aquél no había tenido en cuenta la vertiente constitucional del derecho solicitado por el trabajador.

Dicha Sentencia del Tribunal Constitucional crea igualmente una nueva causa de discriminación: el trato desigual por circunstancias familiares, como el cuidado de los hijos. Esta jurisprudencia habrá de ser tenida en cuenta por todos los tribunales para resolver otras cuestiones en las que se dilucide la conciliación de trabajo y familia.

Abogados especialistas en Derecho Penal y Civil