Las parejas divorciadas deben pagar la hipoteca a medias

El Tribunal Supremo ha establecido recientemente que el pago de las cuotas de la hipoteca contratada por ambos cónyuges para adquirir la vivienda familiar constituye una deuda de la sociedad de gananciales y no una carga del matrimonio, por lo que en caso de divorcio deberán ser abonadas por mitad entre éstos y no en función del sueldo.

Así lo indica la Sala de lo Civil del Alto Tribunal en una sentencia, en la que acuerda fijar doctrina al existir al respecto jurisprudencia contradictoria de las Audiencias Provinciales. Como consecuencia directa, la situación en que los términos económicos del divorcio establecían la obligación de uno de los cónyuges de sufragar incluso el 100% de la hipoteca está condenada a desaparecer.

No obstante, para paliar la desigualdad económica entre los cónyuges, se prevé que las pensiones de alimentos o compensatorias, en cambio, serán más elevadas.

Obviamente, esta nueva doctrina jurisprudencial no tiene efectos retroactivos, por lo cual, en el Bufete Jurídico Cocero y de Corvera venimos asesorando a nuestros clientes en el sentido de presentar una demanda de modificación de medidas para la revisión de su caso sólo si se puede acreditar una variación sustancial de las circunstancias económicas de alguno de los cónyuges.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *